Posted by on Jun 15, 2015 in Sin categoría

Como ya sabemos, el oficio del Letterpress logra resultados de impresión cuya consecuencia es un bajo relieve de mayor o menor notoriedad sobre el papel, dependiendo de cuanta presión ejerzan los tipos móviles sobre éste.

Cuando buscamos un soporte o sustrato para imprimir con esta técnica, es importante elegir un papel sobre el cual poder obtener un resultado de impresión optimo y un producto con propiedades táctiles que destaquen esas características nobles del papel y del diseño aplicado a este oficio.

Para eso debemos considerar que la mejor opción es utilizar un papel de características nobles, que sea 100% algodón, libre de ácido y con un gramaje alto que puede ser a partir de 300 gramos. Esto permitirá aplicar la presión suficiente para poder conseguir la impresión en bajorrelieve y la sensación táctil de la que hemos hablado. El hendido en el papel se destaca más aún, cuando la impresión es en seco (o sin tinta).

Cuño seco sobre papel de 300 gramos.

Cuño seco sobre papel de 300 gramos.

Dependiendo del gramaje del papel y de lo que queramos imprimir, es posible realizar impresión en bajo relieve en tiro y retiro si es que el papel es de al menos 600 gramos (para que el golpe no traspase el lado opuesto del papel). En el caso de un papel de menor gramaje, entonces es conveniente sólo imprimir en el tiro.
Esto explica que la mayoría de los trabajos de letterpress se imprimen en una sola cara del papel.

Cuño seco sobre papel de 600 gramos.

Cuño seco sobre papel de 600 gramos.

La belleza en torno a este oficio, aparece en todas las áreas que conforman los procesos de impresión. Hay ciertos productos que distinguen de otros y las características del papel de las que hemos hablado favorecen los resultados, teniendo estos siempre una cuota de imperfección que los diferencia de los impresos seriados.

El atractivo y textura de un buen papel, marca una diferencia visual y táctil. Y Al estar bien utilizado, favorece al diseño.